Living Lab

Los Living Labs son la expresión de un nuevo modelo de innovación emergente nacido de la Web 2.0 y que se basan en la hipótesis de que la innovación ya se puede considerar un sistema abierto, donde todos los usuarios pueden participar trabajando de forma colaborativa y cercana, en entornos reales, contribuyendo a la validación de las soluciones que se hayan propuesto, y evidenciando el significado que tienen estas nuevas tecnologías y soluciones, tanto para individuos como para grupos de personas. En un Living Lab, los usuarios participan en todas las fases del proyecto, incluyendo las de definición y propuesta.

El Huerto Digital aplica una metodología Living Lab en los proyectos de innovación tanto en su línea de formación como en la de investigación, siendo ésta una de las características distintivas del Citilab.
El usuario, en este caso los profesionales de la enseñanza, son los actores principales en el establecimiento de los objetivos y el contenido de la investigación. Son parte imprescindible de la evaluación y de los procesos de mejora del proyecto, y tienen influencia directamente en el desarrollo de éste, por lo que el proyecto está en continua evolución.

Un Living Lab tiene cinco características principales:

  • Los usuarios son co-creadores
  • Se cuenta con metodologías especiales para la integración del usuario a lo largo de todo el proceso de innovación
  • Existe la infraestructura tecnológica necesaria para permitir la participación del usuario
  • Tiene un enfoque local: toma en cuenta características regionales y sociales específicas
  • Sostenibilidad, en el caso de Living Labs diseñados para el desarrollo de productos sostenibles